Blog informativo

EmpresasMás

Cultura empresarial: herramienta clave para la innovación.

Léelo en 3 minutos.

Las empresas líderes en innovación a nivel mundial tienen una cualidad en común a la que se atribuye gran parte de su éxito: una cultura corporativa bien consolidada.

Las compañías más innovadoras a nivel global como Tesla, ServiceNow o Amazon frecuentemente invierten millones de dólares en investigación, tecnología y talento humano para seguir a la vanguardia.

Este conjunto de recursos parecen la fórmula del éxito, pero hay un elemento clave que ayuda a la sinergia de todos estos y en ocasiones es menospreciado por las empresas: la cultura corporativa.

Lo que define a una empresa

La cultura no es solo “la forma en que hacemos las cosas aquí”, es la personalidad de la empresa, lo que la hace única, el cómo se ve a sí misma y cómo quiere ser percibida en el mercado (esto también influye en la atracción de talento y socios comerciales). 

Son los valores, creencias y comportamientos que definen quiénes somos como organización, el porqué estamos aquí y hacemos lo que hacemos, y a su vez define y fortalece los objetivos.

Tan importante como la estrategia

Está comprobado que las empresas con culturas saludables tienden a innovar más y mejor en comparación a las que no la tienen, y no es que haya culturas buenas o “malas”, pero sí hay unas más orientadas a la innovación que otras. 

Al ser algo difícil de cuantificar algunos líderes empresariales dudan en invertir para construir una buena cultura o creen que es algo que se dará natural y esto es un error que sale caro.

La falta de innovación frecuentemente se debe a una cultura deficiente más que a la falta de recursos operativos; no importa la estrategia que deseemos implementar, si el ambiente no es el propicio para la innovación el equipo no dará los resultados esperados.

Cultivar la innovación

Para poder construir una cultura que incentive el pensamiento creativo y el desarrollo de ideas innovadoras hay que considerar trabajar ciertos puntos:

1. Definir qué es “innovación”.

Al ser tan relativo hay que unificar su significado para crear una comprensión compartida y más precisa de la innovación.

2. Crear el ambiente propicio.

Uno en el que sean bienvenidos la curiosidad, la empatía, la confianza, los debates sanos, el ensayo y error, etc.

3. Desarrollar habilidades de innovación.

No basta con los conocimientos técnicos, también hay que capacitar el pensamiento y las habilidades creativas del equipo.

4. Entender que la cultura viene “desde arriba”.

Los líderes deben predicar con el ejemplo; una disonancia entre sus valores y los de la empresa generarán confusión.

5. Medir los resultados.

Cada acción que se tome para incentivar la innovación se debe evaluar, así su impacto tendrá un valor demostrable.

Las empresas, especialmente las fintech, deben tener muy presente que el entorno digital está en constante cambio, la forma de trabajar se transforma y se suman cada vez más competidores; si se quiere construir ventajas competitivas el innovar es algo vital. 

La innovación solo se dará en la medida en la que las empresas dediquen esfuerzos para fomentar una cultura en la que su equipo se siente alentado y seguro de desafiar los límites y afrontar los cambios y los retos de nuevas y mejores formas.  

Artículos Relacionados
EmpresasMás

Customer success: volverse único.

EconomíaInversionesMás

Aprender a crecer: inteligencia financiera.

Suscríbete y recibe nuestras publicaciones en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *